El bufadero

Por NL, de Polonia

Es un espectáculo natural, la formación geológica de las rocas (de origen volcánico) y el agua que permite disfrutar del océano respirando. Se necesita tomar la dirección para Telde y encontrar un lugar llamado La Garita. El Bufadero no está indicado, hay que preguntarle a alguien local, es de fácil acceso. La playa ahí no es nada especial, pero el Bufadero es hipnotizante, se puede disfrutar de paz y naturaleza.

Restaurante Tagoror

Por Silvano Mazzella

Este local es un restaurante donde se puede comer en un maravilloso paisaje natural, en el corazón del barranco de Guayadeque. El restaurante está construido en las rocas de la montaña. Es un lugar muy particular, fascinante y muy característico. En el restaurante se puede degustar gran variedad de platos típicos canarios. Así, se pueden comer las mejores carnes frescas a las brasa y muchos otros platos. Este es un local y un lugar que recomiendo, de precio medio.

Bar Valparaíso, mi segunda casa

Por Elisabet Hägglund

Este humilde restaurante está ubicado cerca de Plaza de la Constitución, en Las Palmas. Lo descubrí hace un par de años y es uno de mis restaurantes favoritos. Es económico, por las tardes tienen un menú de 8 euros, y la comida es sencilla pero buena. Está abierto también por las noches pero yo solo he estado allí al mediodía y por eso no puedo decir nada de como es más tarde.

El local es muy modesto, mesas de madera con mantelillos de papel, una barra con taburetes y nada de decoración. Creo que hay solo una camarera que atiende tanto a los clientes de la barra como a los que están sentados en las mesas. Algunos de los clientes llevan batas blancas, supongo que trabajan en el centro para donar sangre que está justo enfrente del bar.

El menú consiste en diferentes platos para elegir: potaje, ensalada, carne o pescado. Pero yo siempre elijo lo mismo: ensalada de berros y pescado a la plancha. La ensalada contiene berros, atún, cebolla, maíz y tomates. El pescado es fogonero con papas cocidas y lo sirven con mojo verde. Los postres que ofrecen son por ejemplo flan, helado o yogur, todos precocinados sin disimular. En total es una comida sencilla pero fresca.

Las razones por las que me gusta tanto este bar son, por una parte, que la comida siempre está fresca y por otra, que me siento muy a gusto allí. Puedo ir sola y sentarme a leer el periódico mientras espero la comida. Además está en la zona de las librerías, así que muchas veces paso por allí cuando he ido a buscar algún libro.

Aires canarios #11 – Minerva

Por Mariana R.

Minerva es una de las mujeres más guapas que he conocido en mi vida. La conocí hace cinco años cuando las dos empezábamos el mismo día un contrato de trabajo. Tenía una larga melena negra sujeta en una cola de caballo. Siempre tenía los labios relucientes, llevaba joyas y vestidos lindos con flores. Sus ojos oscuros, tallados en su hermosa cara, le brillaban cuando se reía, lo que hacía a menudo, iluminando toda la sala donde estuviera. Estaba obviamente muy enamorada de su novio, a quien miraba y de quien hablaba con adoración. Se sentía muy cómoda consigo misma, parecía descansar dentro de su ser. Hablando con ella, incluso solo estando a su lado, los demás también nos sentíamos mucho más tranquilos en nuestro propio ser. Durante el tiempo que la traté, ella lloró y se rio, porque estaba maravillosamente viva.

Aires canarios #10 – Mi amigo

Por Mariana R.
 
 Él es mi amigo,  
 al que ahora investigo.
 Ovalada es su cara,
 no tiene ninguna tara.
 De manera más concisa,
 siempre tiene una sonrisa.
 Su tez es de caramelo,
 en la lengua ni un pelo,
 ni en la cabeza,
 y no conoce la pereza.
 Su sangre tiene,
 más que la mía,  
 gran cantidad  de alegría,
 muchas fiestas,
 romerías.
 Será por culpa de su apretado pantalón,
 que le salió el corazón,  
 así le ves su alma, 
 la lleva siempre en la palma.
 
 
 
 

Aires canarios #9 – Inma

Si es verdad que los animales se parecen a sus dueños, en este caso vale más lo contrario. Tiene los ojos brillantes y pardos, como el persa que la sigue a menudo, el pelo rizado y canoso fresco de peluquero cada jueves; la piel del rostro arrugada por el sol y el mar. Fue ella la que me abrió la puerta del edificio el primer día que me mudé a esta casa. «Buenos días y bienvenida, mi niña, yo también soy extranjera aquí, soy de Tenerife”, me dijo.
La vecina de abajo, la que lo sabe todo, de pasos lentos y miradas silenciosas. Muchas veces me pareció verle las marcas de la mirilla en vez de las ojeras. Con frecuencia me la encuentro en el portal, conoce los movimientos del edificio entero. Seis pisos, dos familias por piso y ella conoce los horarios, los invitados, las costumbres y mucho más de los demás. A pesar de su complexión y su edad indefinida, muchas veces me parece muy ágil en pegárseme a la espalda cuando menos me lo espero. Jovial, cariñosa, cada dos palabras aparece un Dios. “Hasta luego señora Inma”, “Hasta luego cariño, si Dios quiere”.

Mi ciudad: San Francisco

Mi ciudad es San Francisco, California. Está situada en el centro de una bahía, en la costa oeste de los Estados Unidos. En mi ciudad hay muchos increíbles sitios, museos, espectáculos en vivo, barrios históricos, parques y vistas panorámicas.

Mi ciudad tiene gastronomía fusión de Asia, Europa, África, y las Américas.  Se puede comer dim sum chino por la mañana, postre de nata portugués en el almuerzo, sopa de almejas en un plato de pan como aperitivo y comida etíope para la cena.

En mi ciudad se puede andar en bicicleta a lo largo de la costa de la bahía de San Francisco, a lo largo de la Golden Gate Bridge, comer marisco fresco para el almuerzo, y montar en un ferry de vuelta a través de la bahía viendo una puesta de sol memorable.

Lo malo es que es bastante cara, hay muchas personas sin hogar y el clima puede ser frío durante todo el año.

Mi ciudad es ideal para visitar de una a dos semanas o vivir, como un profesional de la informática. Me gusta mi ciudad porque las oportunidades profesionales están limitadas únicamente por su pasión e imaginación.

Mi ciudad: Detmold

Mi ciudad es Detmold y está situada en Renania del Norte-Westfalia, en el oeste de Alemania. Tiene 70.000 habitantes y está cerca de Hanover. Por eso se tarda solo una hora en tren desde allí.

Detmold es una ciudad muy variada aunque pequeña. Hay muchos parques y un castillo donde vive el príncipe de Lippe. La ciudad es ideal para caminar porque tiene un bosque grande alrededor. Se llama „Teutoburger Wald“ y tiene un monumento histórico: el Hermannsdenkmal.

El monumento es muy antiguo porque existe desde el conflicto bélico entre los romanos y los germanos. Además, se puede disfrutar mucho paseando porque hay un museo al aire libre que es el más grande de Alemania. Lo malo es que no está muy bien comunicada y falta el mar pero en resumen, se puede decir que en Detmold se pueden hacer muchas cosas divertidas.

Mi ciudad: Medias

Mi ciudad es Medias y está en el centro de Rumanía, a 20 minutos del Castillo de Drácula. En mi ciudad hay mucha industria, como fábricas de cristal, marroquinería, ventanas de automóviles y trenes, camiones y gas metano. Mi ciudad tiene una población de 40000 habitantes. Mi ciudad es ideal para la agricultura ecológica. Me gusta mi ciudad porque es una ciudad pequeña y muy tranquila… Lo malo es que mucha gente se fue a Alemania, Hungría, España e Inglaterra. En mi ciudad se puede pescar en el río, no hay mar.

Mi ciudad: Berlín

Berlín es la capital de Alemania, tiene 3.7 millones de habitantes y está dividida en doce distritos. La ciudad tiene dos ríos llamados Spree y Havel. Berlín tiene la estación de trenes más grande de Europa. Está muy bien conectada y tiene muy buenas infraestructuras.

Berlín tiene más tiendas de Döner Kebab que Estambul. Berlín tiene sus propias islas de museos y muchas más atracciones culturales. Me gusta Berlín porque puedes ser tú mismo y hay mucha gente loca, me gusta vivir en una ciudad grande. Decimos que Berlín nunca duerme. Lo peor de Berlín es coger el tren en verano, sin aire acondicionado y con 100 personas dentro.

Si alguna vez visitas mi ciudad deberías probar comida típica como “curry wurst” y visitar “Fernsehturm” para tener una gran vista de toda la ciudad