Érase una vez la posibilidad de una isla: segundo premio

LA ISLA DE SUS SUEÑOS, por Inga Gaprindashvili

Tan pronto como dijo “sí”, ella sintió el viento cálido de los cambios… Y todo cambió… Abrió una nueva página de su vida: el miedo al futuro, la curiosidad, las nuevas personas, la incertidumbre, todo nuevo.

Ella está lista a través de todas estas dificultades. Como que había soñado con esta isla mucho tiempo y su sueño se convirtió en realidad.

Ella no sabe qué tiene por delante, pero sabe que esta isla la escogió y es su destino, su vida, su amor.

Érase una vez la posibilidad de una isla: relatos finalistas (por orden alfabético)

LA ISLA DEL SATISFECHO, por Ghenwa Bou Hamdan

En una pequeña isla vivía un niño con su madre, eran pobres y tenían una casa con cuatro paredes sin techo y una puerta.
Un día llovió fuerte, así que la madre, para proteger a su hijo, quitó la puerta, la puso en una esquina de la casa y se refugiaron debajo de ella del frío y de la lluvia. En ese momento el niño dijo con alegría: “mira, cuánta suerte tenemos Mamá, hay montón de niños que no tienen puerta para protegerse de las fuertes lluvias”. Su madre lo abrazó con ternura, y cerraron los ojos felizmente.
Siempre disfruta de lo que tú tienes, y olvídate de lo que te falta.

SOMOS ISLAS, por Claudio Formiconi

En un tiempo, cuando no había mar y tampoco confines, corría hacia ti con el corazón latiendo loco de alegría.
A lo largo de los valles pintados entre las imponentes montañas azules, de lejos respiraba tu perfume…estábamos sin hablar mirando la puesta de sol y el amanecer, tendidos sobre la hierba fresca del rocío.
Estaba embriagado de tu esencia y estar contigo me ponía en contacto con otros mundos, otras dimensiones y promesas de estar siempre a tu lado…
Ahora somos islas en medio del mar, pero eso no podrá pararme porque he construido una barca de vela y con el viento vuelvo a ti, mi amada…
Tu serás mi isla y yo el mar que te envuelve y te proteje.

EL NACIMIENTO DEL ISLANIMAL, por Christiane Guhl

Un animal peligroso y robusto,
nacido de la fantasía,
transporta en su lomo
las Islas Canarias,
como si de su piel se tratara
y encierra en su envergadura
los sueños efímeros de sus habitantes.
¿Adónde los lleva
a través del Atlántico ?
A un lugar no muy lejano…

LA ISLA: UNA PERLA EN MEDIO DEL MAR, por MVS

La isla está rodeada por el mar con una influencia en nuestra vida, sin duda hueles su aroma, admiras sus playas y paisajes calmantes. Respeta su fuerza que da, pero también toma mucho demostrando un dicho viejo: “El agua es la fuente de la vida”. Buceando enfrente de las orillas volcánicas estimo el arte hecho por la naturaleza. Los colores y formas en las profundidades tienen significados increíbles, estaría feliz si un día pudiera aclararlos completamente. Las travesías a nado causan una sensación del hambre; después de los días de pesca traigo como contento los pescados a mi mesa. Si hubiera vivido en esta isla hace 200 años habría sido un pescador, marinero o quizás un buscador de las perlas!

EL HOGAR PERFECTO, por Eugénia Paula

Érase una vez, en una noche de agosto, una tortuga que llegaba a la isla de Boa vista, en Cabo Verde, para perpetuar su especie. Ahí, en la reserva natural de Ervatão lo hacen muchas otras una vez al año.
La tienda, las linternas con farolillos rojos, todo estaba preparado para pasar una noche en la reserva, disfrutar del fenómeno sin molestar a las tortugas.
Todavía no había caído la noche cuando ella salió del mar, y en su paso de tortuga, empezó a cumplir su misión.
Lo intentó cinco veces. Al quinto intento, por fin, depositó los huevos en un hoyo, sin piedras, hecho con la misma perfección de los cuatro anteriores.
Su instinto, por algún motivo, hizo rechazar cuatro hoyos, el mismo instinto que le había conducido hacía a la playa deserta en busca del hogar perfecto, precisamente en una isla.
¡Qué sabia es la naturaleza!