Recuerdos #3

por M. S.

Todas las mañanas de invierno,
Como no quería despertarme.
Mi cama era mi fortín,
Donde podía estar sin fin.
Ruego a Dios, y luego a mi madre,
Por qué no me pueden dejar hasta más tarde.
Abrí mis ojos y se fueron mis antojos.
Miré por la ventana y vi la fría mañana.
Preparé mi hornada para una ruta nevada.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s