Recuerdos #5

Por A. F.

Cuando nací, la calle era blanca y helada. Frío, frío, muchísimo frío. La monja dijo: “ su nombre será Ángela, porque así pequeña, ya va subiendo al cielo.” ¡Ah! ¡ Ah! ¡ Ah!
Por supuesto, la monja falló.
Hasta ahora, mi vida y mi mundo, habían sido como un carrusel.
He encontrado mucha gente, unas, fugazmente, otras, se han quedado conmigo.
He amado y burlado a los que pensaban burlarse de mí.
He viajado mucho, viendo países llenos de arte, fundiendo pinturas de Caravaggio, entre mis ojos.
Podría escribir “ráfagas” sobre mi vida pasada sin parar, pero sé que serían palabras inútiles para orejas que no escuchan.
Ahora estoy aquí, y entre mis ojos y orejas se funde el sonido del mar y su inmensidad.
Una leve e irónica sonrisa por aquella monja que nunca supo, cuan viva estoy.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s