Mi ciudad: Nápoles

napoli pics

Nápoles ciudad costera, viva e intensa.
Podría definirla como un cuadro lleno de colores brillantes como el sol que brilla en las plazas y edificios durante la mayor parte del año. El amarillo intenso de las puestas de sol sobre el golfo de la ciudad se fusiona con las antiguas iluminaciones de las paredes de toba de los castillos que la enriquecen. Por un lado, el castillo; por otro, el negro Vesubio, el volcán que durante siglos ha vigilado el mar Tirreno, un mar tranquilo y cálido que va del azul al verde y vuelve al azul más intenso, resplandeciente en los días de verano y sombríos bajo las nubes invernales. Hasta entre las verdes colinas se pueden encontrar piezas de azul. El mar está siempre presente, su calma acompaña la vida frenética del puerto, aún romántico en la oscuridad de la noche.
Profundizando, la imagen detrás del mar muestra una ciudad llena de construcciones , iglesias y luces más oscuras. El sol comienza a luchar para penetrar en los edificios altos que rodean las pequeñas calles del centro. Entre ascensos y descensos continuos, las calles de Nápoles son el escenario de un teatro al aire libre. Las voces de los niños que juegan al fútbol son un fondo constante, la expresividad y los tonos de los habitantes son siempre muy coloridos, y el olor de la ropa recién tendida o el almuerzo que acaba de ponerse en la mesa sale en voz alta por las ventanas de las casas ubicadas justo al lado de la calle, de tal modo que con una mirada es posible entrar en las diferentes vidas de las familias que comparten su privacidad con numerosos transeúntes. Espacio privado, distancia entre casas y silencio sacrificados en nombre de un vecindario y una comunidad presentes y acogedores.
Nápoles ciudad metropolitana, entre tradiciones e innovaciones.
El centro de la ciudad siempre ha sido muy activo y animado. Sin embargo, ha cambiado mucho y rápidamente en los últimos años. Los turistas, las actividades de restauración comercial que repiten las recetas de la tradición napolitana son el objetivo de un arrivismo comercial que, prácticamente, ha devorado todas las pequeñas tiendas de artesanía ubicadas en diferentes partes de la ciudad. Ahora, están presentes solo en algunas áreas que también se han convertido en turismo. Afortunadamente, las tradiciones se resisten a morir entre los edificios que recuerdan cientos de años, por lo que estamos presenciando la adaptación de las peculiaridades napolitanas al cambio de los tiempos.  Por supuesto, esto refleja un lado cultural de la gente napolitana, o sea el arte de saber cómo arreglárselas, por eso el dialecto tiene un concepto intraducible, que en otras palabras significa sacar lo mejor de lo que tienes.
Sin embargo, los efectos de un Nápoles diferente son visibles, se ha vuelto cada vez más raro encontrar familias mayores que viven en el centro; los clubes nocturnos, la vida universitaria y la movida de la noche han ayudado a cambiar el rostro de la antigua ciudad. Hoy en día se respira un aire cosmopolita donde se aglomeran las iniciativas culturales, los cafés literarios, el teatro en la plaza, los conciertos, los artistas callejeros y los poetas que leen sus obras mientras los pintores les dan color a sus lienzos. Personas de todo el mundo de vacaciones o simplemente residentes, comparten las borrosas luces de la noche y el vino hasta la mañana.
Vivir en el centro, como en muchos centros urbanos de Europa, se ha vuelto difícil, por lo que todas las familias se han mudado a los suburbios. Las afueras de la ciudad son grises, incluso si el sol brilla en estos lugares, la vieja manera de vivir hecha de miedo y compromisos prospera fértil en los márgenes, contradicciones de una mentalidad que surge en la ilegalidad y que profesa la ignorancia como un sello en los tiempos.
Nápoles es una ciudad compleja.
Podría definirla como un cuadro lleno de colores que alguien dejó caer distraídamente al suelo y  distraídamente es pisoteado repetidas veces. Los problemas reales y graves como la ilegalidad, las infraestructuras decadentes, los servicios mal organizados, la corrupción, el abusivismo, el tráfico, la falta de espacio y la percepción de seguridad hacen que esta ciudad sea tan hermosa como maldita.
Salí de mi país tan pronto como tuve la oportunidad. Mis raíces tienen forma de piernas y estas han viajado por el mundo en busca de un ambiente más tranquilo y natural. Pero traigo conmigo los colores y los olores de mi tierra: el verde de los pinos, el rosa de las adelfas y el azul del Mediterráneo, incluso el gris del smog, el negro de la ignorancia y el azul de la melancolía de una tierra que lucha por la belleza y clama por lo feo. Caras diferentes de la misma realidad que se unen en una sola imagen, maltratada pero que no deja de brillar, probablemente por la fuerza de las personas mismas que aún la aman. Un lugar único…, el único lugar donde nací.
Nápoles es mi ciudad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s