Aires canarios #9 – Inma

Si es verdad que los animales se parecen a sus dueños, en este caso vale más lo contrario. Tiene los ojos brillantes y pardos, como el persa que la sigue a menudo, el pelo rizado y canoso fresco de peluquero cada jueves; la piel del rostro arrugada por el sol y el mar. Fue ella la que me abrió la puerta del edificio el primer día que me mudé a esta casa. “Buenos días y bienvenida, mi niña, yo también soy extranjera aquí, soy de Tenerife”, me dijo.
La vecina de abajo, la que lo sabe todo, de pasos lentos y miradas silenciosas. Muchas veces me pareció verle las marcas de la mirilla en vez de las ojeras. Con frecuencia me la encuentro en el portal, conoce los movimientos del edificio entero. Seis pisos, dos familias por piso y ella conoce los horarios, los invitados, las costumbres y mucho más de los demás. A pesar de su complexión y su edad indefinida, muchas veces me parece muy ágil en pegárseme a la espalda cuando menos me lo espero. Jovial, cariñosa, cada dos palabras aparece un Dios. “Hasta luego señora Inma”, “Hasta luego cariño, si Dios quiere”.

Mi ciudad: San Francisco

Mi ciudad es San Francisco, California. Está situada en el centro de una bahía, en la costa oeste de los Estados Unidos. En mi ciudad hay muchos increíbles sitios, museos, espectáculos en vivo, barrios históricos, parques y vistas panorámicas.

Mi ciudad tiene gastronomía fusión de Asia, Europa, África, y las Américas.  Se puede comer dim sum chino por la mañana, postre de nata portugués en el almuerzo, sopa de almejas en un plato de pan como aperitivo y comida etíope para la cena.

En mi ciudad se puede andar en bicicleta a lo largo de la costa de la bahía de San Francisco, a lo largo de la Golden Gate Bridge, comer marisco fresco para el almuerzo, y montar en un ferry de vuelta a través de la bahía viendo una puesta de sol memorable.

Lo malo es que es bastante cara, hay muchas personas sin hogar y el clima puede ser frío durante todo el año.

Mi ciudad es ideal para visitar de una a dos semanas o vivir, como un profesional de la informática. Me gusta mi ciudad porque las oportunidades profesionales están limitadas únicamente por su pasión e imaginación.

Mi ciudad: Detmold

Mi ciudad es Detmold y está situada en Renania del Norte-Westfalia, en el oeste de Alemania. Tiene 70.000 habitantes y está cerca de Hanover. Por eso se tarda solo una hora en tren desde allí.

Detmold es una ciudad muy variada aunque pequeña. Hay muchos parques y un castillo donde vive el príncipe de Lippe. La ciudad es ideal para caminar porque tiene un bosque grande alrededor. Se llama „Teutoburger Wald“ y tiene un monumento histórico: el Hermannsdenkmal.

El monumento es muy antiguo porque existe desde el conflicto bélico entre los romanos y los germanos. Además, se puede disfrutar mucho paseando porque hay un museo al aire libre que es el más grande de Alemania. Lo malo es que no está muy bien comunicada y falta el mar pero en resumen, se puede decir que en Detmold se pueden hacer muchas cosas divertidas.

Mi ciudad: Medias

Mi ciudad es Medias y está en el centro de Rumanía, a 20 minutos del Castillo de Drácula. En mi ciudad hay mucha industria, como fábricas de cristal, marroquinería, ventanas de automóviles y trenes, camiones y gas metano. Mi ciudad tiene una población de 40000 habitantes. Mi ciudad es ideal para la agricultura ecológica. Me gusta mi ciudad porque es una ciudad pequeña y muy tranquila… Lo malo es que mucha gente se fue a Alemania, Hungría, España e Inglaterra. En mi ciudad se puede pescar en el río, no hay mar.