Voces del Líbano #2

Por Nadine El Machaalany Saliba

Soy de una ciudad de la región de Keserwan llamada Jounieh. Es un lugar hermoso, lleno de vida, con montañas que se avistan desde la playa, una variada oferta gastronómica y una magnífica vida nocturna.

Líbano es mi hogar. Es un país extraño, diferente. Se puede decir que es único. Es la sociedad con mayor diversidad religiosa de todo Oriente Medio: islam (sunitas y chiítas), cristianismo (maronitas, ortodoxos griego, melquitas, protestantes, y ortodoxos armenios) y también otras minorías, como la drusa.

Las fantásticas vistas desde Harisa

Antes había un sentido de la comunidad fuerte, la gente luchaba por las cosas independientemente de sus creencias, pero ahora es diferente. La política ha destrozado esta convivencia y hay mucho sectarismo. Cada grupo de gente está con su partido y hay mucha tensión a causa de la polarización. Además, no es una sociedad igualitaria y abierta porque se juzga a la gente por su orientación sexual, raza o religión. Líbano no es un país seguro, especialmente después de las explosiones del Puerto. Además, hay una crisis económica desastrosa. Es difícil acceder a bienes y servicios básicos: electricidad, gasolina, Internet…

Castillo de Byblos

Llevo cuatro meses fuera de mi país. Ahora no tengo la ayuda que tenía allí para cuidar a mis hijos y atender mi casa, pero estoy en un lugar donde me siento segura. Para mí es muy importante la educación y el futuro de mis hijos. Quiero que mis hijos crezcan en una sociedad justa, abierta, verdaderamente democrática, que respiren en la igualdad y no en un lugar en el que se discrimina a la gente por las diferencias; quiero que crezcan en una sociedad bien organizada como esta en la que vivimos ahora, donde la gente respeta las normas básicas de funcionamiento. Por ejemplo, en Líbano nadie respeta las reglas de circulación, pero aquí la gente conduce de manera muy cuidadosa.

La primavera en el Souk de Byblos

En Las Palmas hay algunas cosas similares al Líbano. Aquí la gente es amable, abierta y comunicativa; me recuerda al carácter libanés, nosotros también somos gente cálida. También en mi país tenemos un clima templado, aunque cada estación del año es diferente. Pero las diferencias son enormes: aquí hay paz y calma, que es lo que yo busco. Me gusta esa sensación de no tener que preocuparme por la seguridad.

Deliciosos dulces libaneses

Volveré a visitar mi país, pero ya no quiero vivir allí. Echo de menos a mi familia, la deliciosa comida y la vida nocturna, en Líbano tenemos la mejor vida nocturna del mundo.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s