Mi patria chica #16

Por Grecco Antoniewicz

¿Dónde estás?
Mi corazón roto, las pupilas dilatadas, la vista fija, quieta, sin palabras…
¿Dónde te has metido?
Tantas pisadas por el mundo entero dejando las huellas por si huele a mi soledad.
Si eres femenina, pienso que te quería, aunque ese sentimiento a menudo se aleja en el tiempo.
Tu masculinidad me hizo la cáscara arrugada y dura. Me convierte en un personaje que no quiere quererte por tu caradura.
Pequeña o grande, sin importar el tamaño, apareciste en mi vida para acompañarme, pero me echaste a patadas en plena primavera.
Desde aquel verano ya me rodea tu compañera, dando saltos en la tierra lejana.
Me habla, me escucha, seca mis lágrimas… cuando tú callada, de nuevo me atacas e insultas.
Solo quieres que te sirvan, los pilares son la obediencia y una especie de tortura.
A la gente como yo se le acusa por no poder cumplir tus absurdos mandados.
Mi patria chica rodeada de las alas alegres me invitó hace ya varios años con la mente abierta y con la flor en la mano.
¿Envidias mi nueva amante?
No te odio, ni te siento. Se terminó nuestro romance.
Mi patria empieza con la H.
Y tú enfadada por perder a un esclavo, que simplemente quiere vivir digno y libre de lo que hace.

Recuerdos #19

RECUERDOS DE MI VIDA
Por B. S.

Mi madre se divorció, mi padre desapareció. Mi madre empezó de nuevo cuando yo tenía doce años. En una nueva vida con un nuevo padre casi desastre. Vivimos juntos: yo, celosa; él, como un rey; mi madre, entre nosotros. Más de tres años en un estudio pequeño, en un país nuevo, en un colegio nuevo, con nuevos malos compañeros que se burlaban de mí cada día. Mi juventud con mis hormonas, con muchas lágrimas y vergüenza porque no era una de ellos. Porque soy rumana y hablaba húngaro.
Un día, después de tres años de tristeza, llegué a casa enfadada. Me senté y decidí. ¡Basta! No quise más dolor. Empecé mi guerra, peleé, grité y no abandoné. Al final, ¡gané!

Recuerdos #18

Por J. K.

Recuerdos de mi vida

A través de él podías ver el mundo maravilloso.
Era como un espejo rojo, translúcido
un lolipop grande y redondo,
una vida dulce.

Arena blanca y caliente, castillos con palos de arbusto,
casas sobre sus cabezas, 
personas sin cuello, 

saltos altos sobre una goma elástica.

Fue un dibujo con una flor,
de él para mí, su mujer pequeña.
Y su pérdida,
como la descarga de un rayo
que corta el cielo claro.

Y la tierra se está moviendo…

A través de ellas
puedes oír un mundo único
traen sonidos tranquilizantes
las conchas de porcelana,
perlas blancas del mar.

Llenaron los bolsillos con recuerdos
Acercaron miradas de filtro adecuado
Habilitan las citas cara a cara con el sol
Probaron luchas por la prioridad
con el viento, que tiene dos caras.

Una llegada hasta los bordes no descubiertos
hasta los labios llenos

Danza con estos sonidos, danza con este destino.

Recuerdos #17

RÁFAGAS DE RECUERDOS DE UNA VIDA
Por Wojciech Sieminski

El olor de la primavera.
La nieve derritiéndose en la calle.
Mi hermano menor en una cuna.
El olor de un suelo pulido.
Abrazos. Besitos.
La voz de mi mamá.
El amor en los ojos de mi papá.

Todo el mundo en sus brazos…

El olor de su pelo.
Dos trenzas doradas.
Su falda de rayas.
Un rayo dorado de sol a través del cristal de la ventana.
Los sueños. Los planes.
La primera carrera.
La primera chica.
El primer amor. Los primeros éxitos.

En mis brazos el mundo entero…

Una mirada profunda llena de amor.
Un largo paseo bajo la lluvia, sin palabras.
Y tan lleno de significados.
La exaltación. La excitación. El amor profundo. La fe. La esperanza.

Mi mundo todo en sus brazos…

Dos pequeñitas. Sus ojos llenos de infinita confianza, amor y admiración por ti.
Risas de alegría. Siempre y en todas partes.
Su infancia.

Todo su mundo en mis brazos…

El olor del viento, del mar, del agua y de las nubes.
La libertad. Y el romanticismo.
Nuevos horizontes, culturas, lenguajes, aventuras, esperanzas.
Y nuevas preocupaciones, peligros nuevos.

En nuestros brazos nuestro mundo pequeño, y grande.

Recuerdos #16

Por Shalini

Esta canción me recuerda, de repente, a otros momentos.

Una mañana.  Los rostros.  La gente alrededor de mí se mueve a alta velocidad con sus propios destinos.  Con el aire muy frío, golpeando mi cuerpo, yo avanzo rápidamente con la multitud.  El café se aferra a mi mano.  Londres.  Antes de que mi vida cambiara.

Luces brillantes, la calle estaba iluminada, hombres felices cantando. Bolsas grandes de las tiendas en nuestras manos.  Un ambiente había en el aire frío.  Noche buena de hace tres años.

Una ráfaga de manos aplaudiendo fuerte, destellos de luces las manos saludando, aumentando el volumen de la música, a oscuras.  El verano de 2016, que unió a los amigos nuevos y viejos.  Con zapatillas iguales.  Un concierto increíble que siempre será recordado.

 

Los olores de mi vida

Por C.I.

Los juegos de niños huelen al azúcar de la nube de algodón mezclada con el olor del incienso.
La música huele a madera impregnada de resina.
La casa huele a pasta casera y a pan fresco.
El amor, a flores que vuelan suspendidas en el viento.
La vida huele a chocolate, canela, jengibre y comino, al aroma de todas las especias mezcladas con el del mar.
La paz huele a ropa limpia.

Recuerdos #15

Por Ildiko Gyori

Palabras alemanas
jugando amigas
…eres desigual…

¿Qué hace mi nieta?
estudios raros
… eres desigual…

Se quedan en el mismo lugar
trabajas en Bruselas y en otro lugar
… eres desigual…

Casa y divorcios
te quedas sola en casa con Él
… eres desigual…

11 años, clase once
medallas y ajedrez
sonrisa y oro del sol
Él es desigual.